Carta a doña paciencia

Parte de ellos ya se sabe quienes son, hasta lo que han robado; pero de ahí a que devuelvan lo usurpado, eso, eso ya es demasiado complicado, ya que a la justicia le faltan herramientas para poder realizarlo con eficacia, pues ni con la excomunión de sus leales creencias, serían capaces  de tal osadía. De ahí que si les cogen, tan solo irán a vivir por un corto espacio de tiempo a lujosas estancias, como si cual servicio a saber a quien, para cuando salgan busquen ese rico manjar y lo derroche a placer donde les plazca; viéndose de ese modo premiados por sus arrogancias. Por ello, tan solo cabe esperar que el destino tenga a bien devolverles en salud, todo el bien que han prestado a esta desmantelada nación, privando a sus habitantes de sus básicos servicios, a efectos de los recortes acaecidos por ese efecto mariposa del derrumbe. Vaya por todos ellos ese afecto de todos nosotros, por tener que escuchar ese cuento interminable que jamás se le ve fin.

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en En el jadín de los pillos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s